Rompiendo cadenas: cómo superar la dependencia emocional

Rompiendo cadenas
Índice de contenidos

La dependencia emocional es la necesidad excesiva de atención, cariño y aprobación que sienten algunas personas con respecto a alguien con quien tienen un vínculo afectivo. Normalmente se da en las parejas pero también podría darse en otro tipo de relaciones interpersonales, donde exista una asimetría entre los roles y se generen una serie de comportamientos reforzantes entre los miembros. 

¿Cuáles son los síntomas más comunes de la dependencia emocional?

      • Necesidad constante de atención y aprobación de la otra persona.
      • Sentimiento de inferioridad.
      • Dejas de pensar en ti para ponerte en un segundo plano.
      • Gran inseguridad y dificultades para tomar decisiones.
      • Comportamientos sumisos y complacientes.
      • Especial miedo a la soledad.
      • Necesidad de estar siempre en una relación de pareja.
      • Tendencia a la idealización.

Una persona con dependencia emocional suele mostrar un patrón conductual motivado por las necesidades emocionales insatisfechas, las cuales, probablemente intentará cubrir de una forma desadaptativa y desproporcionada con el resto. Pero ¡ojo!, no tiene por qué ser con todas las personas, ni generalizarse, pues para que dicha dependencia se origine, es necesario que la otra persona, favorezca o retroalimente ese patrón conductual. Si algo de lo que estás leyendo resuena contigo, te dejo a continuación una serie de ejercicios para que sepas qué hacer cuando tienes dependencia emocional:

Rompiendo cadenas chico

1) Aceptar el problema
El primer paso para superar la dependencia emocional es reconocer que llevas a cabo este patrón conductual. Una vez que lo hayas identificado, podrás empezar a trabajar en su solución. Si ya te habías dado cuenta, déjame decirte que estás más cerca de superarla.

2) Identificar y comprender tu situación
Reflexiona y dedícate tiempo para escuchar si hay algo en tus relaciones que no está haciéndote bien. No te culpes por no estar en el punto que desearías todavía, es complejo alcanzar a tener vínculos completamente sanos, pero puedes empezar el proceso a tu ritmo. Para ello, te propongo que contestes a las siguientes preguntas: ¿dónde estoy ahora?, ¿dónde me gustaría estar? y ¿qué puedo hacer para cambiar?

3) Aprender a ser asertivo y a establecer límites
Ser asertivo significa decir lo que uno piensa en todo momento respetando a la otra persona con la que interactúa. Conocer tus necesidades facilitará la comunicación y te ayudará a establecer qué estás dispuesto a ceder y qué no en tu relación. Para ello, pregúntate: ¿qué necesito?, ¿cómo lo puedo conseguir? y ¿qué estoy dispuesto a hacer?

4) Trabajar tu autoestima
Cuando una persona se encuentra inmersa en una relación en la que existen conductas disfuncionales puede sentir que su autoestima se empieza a mermar, por esa misma razón es muy importante fortalecerla. Te propongo que cojas un cuaderno pequeño y lo llames “Mi cuaderno de logros”, en él, anotarás todos aquellos logros que has ido consiguiendo (hasta aquellos que te resulten insignificantes), llévalo contigo y léelo las veces que necesites, comprobarás que has sido capaz de hacer muchas más cosas de las que pensabas.

5) Revisar tus creencias sobre las relaciones
Todas las personas tenemos unas creencias instaladas que nos hacen tener ciertas expectativas sobre cómo debemos actuar, cómo debe ser el mundo o cómo deben los demás comportarse con nosotros. Analiza si tienes preinstaladas algunas de esas creencias y cuestiónatelas, pregúntate: ¿qué pasaría si… (lo opuesto a tu creencia)?, haciéndote esta pregunta te llevará a identificar la causa y por lo tanto, a conocer dónde se encuentra el problema para ponerle solución.

Romper las cadenas de la dependencia emocional es un reto, pero es posible. Con tiempo y esfuerzo, puedes aprender a desarrollar relaciones sanas y equilibradas. Espero que estos ejercicios sobre cómo superar la dependencia emocional te resulten útiles y lo pongas en práctica. Igualmente, si crees que necesitas la ayuda de un profesional, estaremos encantados de poder acompañarte en este proceso de crecimiento personal. 

Autora: Sara Montero Naranjo. Psicóloga, alumna en prácticas del Máster General Sanitario.

💬 ¿Hablamos?