Anhedonia: Significado, síntomas y causas

anhedonia

¿Has sentido alguna vez que has dejado de disfrutar de cosas que antes disfrutabas? ¿Has perdido el interés por la comida, algún hobbie o el sexo? Puede que hayas pasado por un período de anhedonia. Que no cunda el pánico, es normal sentirnos así en ciertos momentos cuando estamos tristes, estresados o irritados. 

Índice de contenidos

¿Qué es eso de anhedonia?

La anhedonia es un término que expresa la incapacidad para experimentar placer o la pérdida de interés o de satisfacción en todas o algunas actividades de la vida, de las que se solía disfrutar. Puede darse ante aspectos físicos, como dejar de disfrutar tu plato favorito o el sexo, como psicológicos, que ya no te interese la afición que hacías todos los sábados, o sociales, ya no disfrutas de estar con tus amistades o tu pareja.

La anhedonia puede darse hacia un aspecto concreto de los vistos arriba, considerada una anhedonia parcial, o puede generalizarse a cualquier aspecto de la vida. Sea una u otra, también existen grados, hay personas que sufren una incapacidad total de sentir placer y otras que solo lo ven disminuido.

Cómo reconocer la anhedonia

La anhedonia puede comenzar a manifestarse por la disminución del apetito, seguido de una disminución en la motivación por realizar cualquier actividad, desapareciendo también el deseo sexual y por último las satisfacciones sociales. Se genera, por tanto, una desmotivación e insatisfacción por las cosas poco a poco. Aunque no necesariamente en ese orden, cada persona es un mundo, por tanto, cada síntoma es diferente en cada persona. 

Además, es frecuente que aparezca acompañada de síntomas como la fatiga, la pérdida de energía, la alteración del apetito, alteración del sueño, dificultades de concentración, sentimientos de incapacidad y frustración, baja autoestima o pesimismo. Como vemos ejerce un gran impacto en la calidad de vida de la persona afectando social, familiar y personalmente

Anhedonia

Anhedonia vs Alexitimia: NO es lo mismo

La anhedonia se suele confundir con la alexitimia, ya que ambas están relacionadas con la depresión y puede percibirse a estas personas como carentes de emociones. Sorpresa, es todo lo contrario y existen diferencias. 

La alexitimia se caracteriza por la dificultad en identificar y expresar emociones, es decir, estas personas sienten emociones, pero no saben reconocerlas y tampoco expresarlas, ni en ellas mismas ni en las demás. Esto les provoca dificultades en sus relaciones puesto que parecen personas faltas de empatía, excesivamente prácticas y racionales y con reacciones desproporcionadas ante algunas emociones, ya que no las entienden. 

¿Qué lo causa?

Al contrario de lo que muchas personas piensan, la anhedonia no es un trastorno en sí, sino un síntoma, que suele estar asociado a patologías como la depresión, la esquizofrenia, trastornos de ansiedad, estrés o síndrome de abstinencia. De hecho, es uno de los criterios para diagnosticar la depresión, y cuando ésta vaya sanando, irá desapareciendo la anhedonia. 

Pero, ¿a qué se debe? Pues si hablamos desde el punto de vista fisiológico, la anhedonia se debe a una alteración en nuestro cerebro que impide que se genere la Dopamina, una de esas sustancias que conocemos como “hormonas de la felicidad” y que es la causante de las sensaciones placenteras, la motivación y la recompensa, por eso estos sistemas también se ven afectados. 

En el caso de que la anhedonia sea parcial, es decir solo se de hacia un aspecto concreto de nuestras vidas, como el placer sexual o el gusto por la comida, puede estar provocada por el uso de ciertas medicaciones como los antidepresivos o los antipsicóticos. 

Por eso es necesario acudir a un profesional que pueda encontrar el origen de la anhedonia, mediante la exploración del grado de incapacidad para sentir placer, la evaluación de las relaciones interpersonales y la interacción de algunos medicamentos, y que pueda establecer un tratamiento adecuado a este origen. La mejoría de la anhedonia conlleva una mejoría en el funcionamiento global de la persona y en su calidad de vida.           

Desde la psicología o psiquiatria podemos ayudarte a buscar el origen de lo que te está pasando y proporcionarte las herramientas adecuadas para tratar el síntoma y el trastorno asociado. Si quieres volver a disfrutar de la vida, puedes contactar con Esther, Mi Psicóloga 💖 en esta página web, vía WhatsApp o vía telefónica, cómo tú quieras, estaremos encantadas de ayudarte. 

Autora: María Gamero Ledo, Psicóloga. 
💬 ¿Hablamos?