La magia de la noche de Reyes

‚ú®¬ŅRecuerdas lo que sent√≠as cuando eras ni√Īo/a en la noche de Reyes?‚ú®

S√© que en cada casa se habr√° vivido diferente pero en numerosas ocasiones he coincidido con otras personas contando mi experiencia. Y al final de este post entender√°s porque te cuento esto ūüėČ

Yo de ni√Īa viv√≠a la noche en la que ven√≠an los Reyes con muuucha ilusi√≥n, entusiasmo, alegr√≠a, nerviosismo, inocencia, fantas√≠a,… Lo prepar√°bamos todo para que los Reyes Magos pudieran estar como en casa cuando llegasen a dejarnos los regalos.ūüéĀ

A sus majestades los Reyes Magos les dejábamos polvorones con su copita de anís, y a los camellos, pan duro y un poco de agua para que tuvieran energía y que pudieran ir a muuuuchas casas más.

Tanto era el nerviosismo que a veces ni pegaba ojo en toda la noche e incluso si necesitaba ir al ba√Īo ni me levantaba de la cama, no fuera ser que me los encontrase por el pasillo y ya se perdiese la magia.‚ú®

A la ma√Īana siguiente me levantaba incluso temerosa de que estuviesen all√≠, pero mis padres y mi hermana me animaban a ir al √°rbol ūüéĄ diciendooo ¬°miiiraaa miiraa todos los regalos que han dejado los Reyes! ūü§óRecuerdo perfectamente ese asombro cuando ve√≠a el caminito de caramelos que me llevaban a los regalos, y ese momento en el que se me iluminaban los ojos cuando ve√≠a tantos regalos debajo del √°rbol.

Tal era la alegr√≠a que repas√°bamos todo, incluso antes de abrir los regalos, era m√°s emocionante ver que se hab√≠an bebido las copitas de an√≠s (casi siempre dejaban una, hab√≠a un Rey Mago al que no le gustaba el an√≠s -pensaba yo- jaja), los papeles de los polvorones y el cuenco del agua y el pan duro vac√≠os. ¬°Incre√≠ble, se lo hab√≠a comido todo! ¬°que bien les habr√° sentado!ūü•į

Y entonces llegaba el momento de los regalos, asombro tras asombro, sorpresa tras sorpresa. ūüėĪ¬°ostrasss.. como se han enterado de esto si yo no lo puse en la carta!! ¬°alaaa c√≥mo sab√≠an lo quer√≠a si yo no lo hab√≠a pedido¬°¬°??ūü§Ē

Quieres utilizarlo y estrenarlo todo ūü§£ deseando ir a visitar a tus primos para compartirlo con ellos y pasar el d√≠a juntos en familia.

‚ú®¬ŅQu√© incre√≠bles momentos verdad?‚ú®

Pero… ¬Ņpor qu√© te cuento esto?ūüĎČūüĎČA menudo acuden a mi consultas personas que me preguntan, ¬Ņpor qu√© ya no siento igual que antes? ya no me emociono como antes, ya no celebro las cosas como antes, no me divierto como antes‚Ķ¬Ņqu√© me pasa?

Y entonces es cuando hago esta reflexión, con esta historia te he trasportando a ese momento, o al menos algunos detalles te han podido hacer sentir una situación similar, de inocencia y alegría.

La realidad es que conforme crecemos y maduramos, ¬°aprendemos!, y el conocimiento hace que dejemos de conocer cosas nuevas que nos asombren. Lo ya conocido no es novedoso e incluso a veces se convierte en rutinario y aburrido.ūüėŹ

La madurez nos permite anticiparnos con lo aprendido, para que no volvamos a errar o sufrir por una situaci√≥n similar, pero tambi√©n nos quita la espontaneidad de lo nuevo,ūü§© de ser exploradores ingenuos descubriendo un nuevo mundo.

Te pregunto… ūüßź¬Ņa que quiz√°s ya no vives igual que cuando eras ni√Īo/a la noche de reyes?

Sin embargo, si tienes hijos, sobrinos o primos peque√Īos, quieres que vuelvan a sentirlo igual y te curras todo el escenario para que lo vivan como tu lo hiciste.ūüôĆūüŹĽ

Pues intentemos que esto que te curras para otros en una noche, puedas hacerlo para ti ūüėČcualquier otro d√≠a del a√Īo.

ūüĎĆūüŹĽLa cuesti√≥n consiste en seguir explorando como ni√Īos cada d√≠a, intentar investigar alternativas nuevas, permitirnos aventurarnos a experimentar lo desconocido o incluso hacer de formas diferentes lo ya conocido.

Quiz√°s no podamos hacerlo todos los d√≠as, pero s√≠ est√° en tu mano tomar conciencia de esto para que, de vez en cuando, nos permitamos fluir como si fu√©ramos ni√Īos.ūüėć

‚ú®Y vivamos la vida con la misma magia que la noche de reyes.‚ú®

ūüí¨ ¬ŅHablamos?