Cómo manejar el dolor emocional después de una pérdida o ruptura

pérdida o ruptura

Ser seres sociales nos trae innumerables ventajas; sin embargo, al compartirnos emocionalmente con otras personas nos exponemos a, por lo menos una vez en la vida, pasar por una pérdidaruptura. El perder a alguien puede venir dado de muchas formas: desde la muerte de alguien querido, hasta la ruptura de una pareja, hasta incluso separarnos de un amigo. 

Si algo hay que tener claro al pasar por este proceso, es que no podemos escapar del conocido duelo. El duelo es un conjunto de reacciones emocionales naturales ante una pérdida, y ser consciente de que podemos “sufrir” tras ésta, nos ayudará a aceptar el proceso de cambio y adaptación. Hay autores que afirman que las fases de duelo son como “pasar por un túnel”: puedes hacerlo más rápido o más lento, pero para pasar al otro lado tienes que caminar por el túnel necesariamente. 

El duelo, como bien sabrás, tiene varias fases. Éstas no se darán de manera lineal ni ordenada; se puede incluso retroceder, o pasar por dos fases a la vez. Son las siguientes:

NEGACIÓN ENFADO/IRA CULPA NEGOCIACIÓN TRISTEZA RECONSTRUCCIÓN ACEPTACIÓN
Índice de contenidos

El duelo afecta a muchas dimensiones de la persona, como a la emocional, conductual, social, física, cognitiva, incluso a la espiritual. Es por ello que darle expresión a los sentimientos y aceptar la realidad de la pérdida o ruptura es el primer paso para recolocarnos emocionalmente y tratar de trabajar en la adaptación de esta nueva esta etapa, que aunque al principio cueste pero con apoyo se puede seguir adelante.

pérdida o ruptura

¿Cómo puedo gestionar mi duelo?

Si bien ya hemos comentado que el duelo es inevitable, hay algunos ejercicios que pueden ayudarte a gestionar mejor este proceso:

      1. Cabe destacar que si el duelo se complica, o simplemente necesitas a alguien que te guíe y acompañe en el proceso, acudir a un profesional es siempre la mejor opción. Hay muchos terapeutas que son expertos en duelo.
      2. Despídete de esa persona. No poder despedirse de la persona en cuestión es lo que muchas veces enlentece el proceso. Esto no ocurre solamente cuando una persona fallece, puede pasar con parejas o amigos que no están dispuestos a tener una despedida. Es por ello que, en fases más avanzadas del duelo, se recomienda escribir una carta de despedida expresando todo lo que sientes, como si fuera dirigido a esa persona. No es necesario que envíes la carta. El simple hecho de escribirla, ya te ayudará.
      3. ¿Cómo era tu vida antes de que esa persona estuviera en tu vida? Responder a esta pregunta te va a ayudar a entender que, aunque su pérdida sea dolorosa, puedes vivir perfectamente, ya que antes de que apareciera tenías vida y aficiones. Entender que no necesitamos a una persona para ser feliz es un punto clave del duelo. Escribirlo puede ayudarte, ya que puedes leerlo siempre que lo necesites.
      4. Si esa persona siempre ha estado en tu vida, como puede ser un familiar, es importante recordarle con cariño. Puedes hacer un homenaje a esa persona tan especial de diferentes maneras, desde colocar una fotografía en algún espacio reservado de tu casa, hasta hacer memoria de aquellos buenos momentos que pasaste junto a ella.
      5. Recolocar emocionalmente a esa persona para poder continuar. ¿Qué te ha aportado o enseñado esa persona? ¿Actualmente qué papel quieres que tenga en tu vida? ¿De qué manera crees que puede seguir presente sin que te duela? El entender qué nos enseñó esa persona puede ayudarnos a permitir que emocionalmente siga con nosotros, aunque físicamente no lo esté.
      6. Cuida tu salud física. Como hemos visto, físicamente el duelo también nos afecta. Es por ello que esforzarse en mantener una buena alimentación, dormir bien y hacer ejercicio puede ser un factor de protección en este proceso.
      7. Desidealiza a esa persona. Especialmente cuando la pérdida es de una pareja, tendemos a pensar que era la persona perfecta. Párate y piensa si realmente es posible que sólo una persona en el planeta sea la “perfecta” para nosotros. ¿Realmente era todo tan idílico como lo recuerdas ahora? Es importante comprender que cada nueva persona que conozcas a partir de ahora te dará una experiencia totalmente única e irrepetible. Puede hacer una lista de razones por las que la relación no funcionó o se terminó.
      8. Grupo de apoyo. Especialmente si estamos ante la muerte de un ser querido, un grupo de apoyo donde hay personas que estén pasando por lo mismo puede ayudarte. Se trata de compartir con los demás lo que sientes y conocer su perspectiva, saber lo que ellos han hecho para sobrellevar la pérdida.
      9. Escríbele a tu yo del futuro. Escribe una carta en presente como si ya hubieras superado ese duelo. Detalla cómo te imaginas tu vida en cada una de sus áreas, desde desde lo espiritual hasta lo material. Te ayudará a materializar la idea de que el duelo se supera.

Como ves, hay muchos ejercicios que puedes hacer. Recuerda que eres parte activa del proceso, pero que la base para empezar a trabajar es aceptando que, sí o sí, vas a tener que pasar por ese duelo. Permítete sentir esas emociones, tienes derecho a hacerlo y a expresarlo.

Desde el equipo de Esther, Mi Psicóloga podemos ayudarte a superar esta etapa y encontrar la paz interior que necesitas. Te proporcionaremos las herramientas y el acompañamiento necesarios para avanzar en tu camino de recuperación emocional. No tienes que enfrentar este proceso solo/a. 

Hay gran cantidad de dolor en la vida y tal vez el único dolor que se puede evitar es el que proviene de tratar de evitar el dolor” – Ronald Laing

Autora: María Álvarez. Psicóloga, alumna en prácticas del Máster General Sanitario.

💬 ¿Hablamos?